Variedad en la Gala de los Goya

La noche del sábado tuvo lugar la entrega de los Premios Goya y como es costumbre la treinta edición de la gala no decepcionó. Fueron muchos los asistentes al evento, que este año tuvo como principal característica la variedad respecto a los modelos que lucieron las actrices.

Hubo de todo en la noche madrileña, estuvo presente la elegancia de los blancos y nude, la sobriedad de los negros, el adelanto de la primavera en los estampados y el atrevimiento en los modelos con abertura lateral.

Comenzamos por los modelos en color negro que son un clásico pero que nunca decepcionan, es el caso por ejemplo de Penélope Cruz que llevó un Atelier Versace palabra de honor que acompañó con joyas de Chopard, sin duda acertó de pleno. También acertaron con este color Juana Acosta y Verónica Echegui.

Unos Goya muy primaverales

Los estampados también estuvieron presentes en la 30 edición de los Goya, sin duda uno de los modelos que más llamó la atención fue el que lució Goya Toledo, de Carolina Herrera en color blanco con un estampado de claveles con el que acertó de pleno, al igual que la ganadora del Goya a mejor actriz Natalia de Molina pero con flores de pedrería.

También hubo actrices que se atrevieron a enseñar pierna a pesar del frío de la noche madrileña fueron Úrsula Corberó, Clara Lago o Juana Acosta y no se equivocaron en sus elecciones, ya que fueron unas de las triunfadoras de la noche.

Los tonos claros también triunfaron en esta noche, fueron actrices como Paz Vega, Barbara Lennie o Amaia Salamanca las que optaron por estos tonos y no decepcionaron. Amaia Salamanca lució un modelo de Pronovias con pedrería que le sentaba espectacular. También Silvia Abascal se decantó por un modelo de Elie Saab con cuerpo de pedrería y falda de gasa.

En definitiva una edición más de los Premios Goya que como de costumbre no decepcionó en la alfombra roja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website